lunes, 5 de abril de 2010

Positivo y negativo



No puede haber algo positivo sin algo negativo. Toda la vida consiste en impulsos, vibraciones, corrientes eléctricas si queremos. Así como en la vida cotidiana, para hacer funcionar la radio, debemos primero conectar el cable a un enchufe eléctrico ; son pues esenciales los elementos positivo y negativo, porque de lo contrario no existiría ningún “flujo”. Esto es lo que da lugar a la lucha a lo largo de toda la vida, se deberá hacer siempre al salir de la cama todas las mañanas. Cuando la lucha termina, la vida termina. Y cuando la lucha termina en esta tierra, entonces se pasa a otra existencia y se comienza a lucha nuevamente. Es una lucha interminable entre una felicidad extática y una desesperación vacía, sin la anticipación de una solución en un final feliz. Todos vamos en la búsqueda de la meta final, eso si, sin parcialidades, viendo siempre ambas caras de la moneda. Es por ello que el comunismo, por ejemplo, fue un pequeño clan cuyo pensamiento inicial fue: “¿Por qué este grupo de personas debe tener todo? Nosotros somos trabajadores, queremos todo también”; así formaron un grupo y formularon cierto tipo de política. Ellos pensaron que todos los hombres y mujeres deben ser iguales y que todos deberían tener la misma cantidad de dinero, no gustándoles la manera como procedían los capitalistas, es cuando entonces salieron a buscar conversos, aunque perdieran el trabajo, murieran de hambre y llevaran miseria al mundo. Así mismo a lo largo de la historia, hubo quienes trabajaron intensamente para conseguir conversos, aun cuando murieran seres humanos. Las Cruzadas, pueden considerarse como invasiones de pueblos pacíficos por parte de bandas armadas. Mas allá, la Inquisición española, en donde torturaban a los hombres para “salvar su alma”. Todo esto suena a estupidez, viéndola solo de un lado de la moneda, pero la persona que mira el reverso vería una imagen completamente distinta. Es la misma moneda, pero vista bajo diferentes puntos de vista. Si algo así como una paz perfecta y final se diera en los mundos de los seres racionales, ¿estarían condenados los mundos opuestos a un destino opuesto al así llamado infierno? ¿Podremos encontrarnos alguna vez con nuestros opuestos individuales? Es decir nuestra “alma gemela”? Nadie encuentra aquí en la tierra su alma gemela, porque si lo hiciera, sería completo y no podría quedarse aquí. Solo es posible quedarse aquí si se tiene un “ancla” que lo amarre, algún defecto o alguna falla artificialmente inducida que nos permita quedarnos. Por lo tanto si una persona encontrara con su alma gemela, se produciría el mayor acercamiento posible ala perfección, y ella no puede alcanzarse en este mundo, por lo cual, para ello, tendrá que esperar o abandonarlo. Cada persona debe estar sola, en lo relativo a la responsabilidad de la búsqueda de Dios, ya que es tonto unirse a cultos, pandillas, asociaciones, institutos, etc. Y esperar que la salvación, porque no es allí donde se encuentra, que solo buscan dinero y que meramente se dedican a sacarlo. AL momento de abandonar este mundo, debemos pararnos sobre nuestros propios pies, sin que importe sin son planos o no; responsabilizarnos por nosotros mismos y sin ayuda de otros, para responder a los interrogantes de Dios. Y no ante un Dios con un enorme palo, y también al lado el diablo con un hierro; Dios es una fuerza positiva y el diablo es una fuerza negativa, no son personas que alaben o torturan. Toda la vida, pues es una escuela, y lo que es correcto en una parte del mundo es incorrecta en otra. Lo correcto y lo incorrecto son preceptos creados por el hombre, y no tiene vigencia más allá dela tierra.